Mal olor en el baño, posibles causas y soluciones

Uno de esos grandes problemas del primer mundo es el permanente mal olor en el baño, en concreto, olor a alcantarillado. Se sufre en silencio, nadie habla de ello, pero es muy común. En este breve artículo te damos las causas más frecuentes de este problema y su respectiva solución. ¡No más olores indeseados!

Tubería general sin ventilación

La principal causa del mal olor en los baños suele ser que la tubería general o bajante del edificio o casa no está correctamente ventilada, bien porque algún vecino la taponó al hacer una obra o porque se ha obstruido debido a agentes externos.

Por este motivo, la pieza clave encargada de evitar malos olores en las tuberías, el sifón, no puede realizar su trabajo.

El sifón es una pieza en forma de saxofón que acumula en su curvatura una pequeña cantidad de agua. El líquido evita que pase el aire maloliente a tu baño.

Pero cuando una tubería general no tiene ventilación, cada vez que alguien haga uso del evacuado de residuos, se producirá un efecto extracción que absorberá el agua de tus sifones. Por tanto, se quedan vacíos y dejan pasar el aire con el mal olor.

Solución

Hay que identificar la tubería o tuberías a través de las cuales entra el mal olor (lo puedes hacer tapando todas las salidas de agua, excepto una, e ir descartando).

Tendrás que acceder a la instalación de las tuberías afectadas bajo el suelo (o falso techo del piso de abajo) y con dos codillos de PVC añadir un nuevo tramo en ‘V’. De esta forma el efecto absorción de la tubería general no podrá vaciar por completo el agua acumulada en esta ‘V’, y si lo hace, sería raro que también vaciara la acumulada en el sifón.

Por tanto, adiós a los malos olores olores en esa tubería.

También puedes notificar a los administradores de la comunidad de tu edificio el problema y, si sois varios los vecinos que comunicáis el problema, podrían considerar contratar a un fontanero.

Fuga en las tuberías del retrete

Otra posibilidad es que, con el tiempo, el sellado de las tuberías bajo el retrete se haya debilitado o roto. Observa si la zona suele mojarse frecuentemente sin explicación o si notas que sale aire. En tal caso tienes una fuga en el retrete y con ello malos olores.

Solución

Sellar de nuevo la tubería del retrete con silicona u otro material aislante o sustituir las tuberías si se han deteriorado demasiado.

Obstrucción o suciedad en las tuberías

Podría ocurrir que algo se ha quedado atascado en las tuberías del retrete durante demasiado tiempo, o permanentemente, y comienza a oler a podrido.

O incluso que las tuberías estén excesivamente sucias por dentro.

Solución

En este caso deberíamos emplear algo contra el tapón y/o la suciedad, como productos químicos especializados o desatascadores físicos.

Falta de ventilación en el baño

Si se trata de un baño ciego, sin ventanas (o con ellas pero siempre cerradas), la falta de ventilación del mismo podría ser uno de los problemas del mal olor.

Solución

Abrir con mayor frecuencia la ventana del baño y dejarla así durante un buen rato (aunque tengas que cerrar la puerta). Si no hay ventana, mantén la puerta abierta y abre la ventana más cercana. Como alternativa también podrías usar un deshumidificador en el baño, un ventilador eléctrico o ambas cosas.

Deja un comentario